martes, 13 de septiembre de 2016

“Escenas de la vida familiar” por Simón Abufom


Primer libro publicado por el escritor y coordinador de talleres literarios Simón Abufom.

Ediciones Nueva Mirada, junio de 2016


“Escenas de la vida familiar”, diez cuentos, diez relatos, en donde se entreteje la vida, lo que somos, no ya como individuos sino como parte de un algo, un algo llamado familia.  Ese escenario en donde se trama, querámoslo o no, la tragedia o la comedia de nuestros días.  Con finales aleatorios, a ratos crueles, en otras simplemente injustos, pero que, al parecer, nunca llegan a encontrarse con lo que soñamos. 

En estos diez cuentos, el autor peregrina por la infancia, no sólo la suya sino, la que puede ser, la de cualquier otro. Viaja en la vejez, en la demencia, en el pasmo que es crecer y comenzar a entender lo que antes nos era invisible. Relatos, capturados en decenas de nombres, de vivencias, de instantes, cual fotografías, que existen no cuando capturan los tonos, sino cuando logran asirse de lo que va quedando pegado en la retina de lo que somos.

“Escenas de la vida familiar”, un tránsito por la gran verdad que es comprender:

Que las preguntas que cada vida trae consigo, nunca son únicas, sino la mayoría nos pertenecen a todos. Sin embargo, las respuestas parecen ser siempre las mismas, sin importar cuándo, ni dónde, hemos nacido.

Un primer libro, más no un primer asomo en las sombras y en las luces de esta vida que a cada uno, también nos corresponderá, llegar a relatar, de alguna u otra forma, algún día.


Marcela Poblete Cruz



Simón Abufom nació el 14 de abril de 1982 en Viña del Mar, pero su  infancia y  adolescencia transcurrió en Quillota. Es Licenciado en Lengua y Literatura en la Universidad Alberto HurtadoEgresado del Magíster en Literatura Latinoamericana de la misma universidad.

Desde el año 2010 se dedica a la coordinación de talleres literarios de escritura y lectura. Ha coordinado el Taller de Creación Narrativa en distintos espacios sociales y culturales: Librería Proyección, Universidad Alberto Hurtado, Casa de la Cultura (Quillota) y en la Biblioteca Pública “Melvin Jones” (Quillota).

“Escenas de la vida familiar”, es su primer libro publicado.

Para adquirir la versión en papel del libro, se disponen de las siguientes opciones:

Limache: en la Librería "Una Casa de Cartón", ubicada en Av. República 996, Limache Viejo.
La Serena: en la Librería Universidad de La Serena, ubicada en calle Los Carrera 207.
Santiago: en la Librería Proyección, ubicada en calle San Francisco 51, entre las Estaciones del Metro Univ. de Chile y Santa Lucía.

Quillota: en el tradicional puesto de diarios, ubicado en calle O'Higgins (esquina La Concepción, frente a la oficina de Correos de Chile).  O comunicándose con el escritor, al correo electrónico simonabufom@gmail.com

lunes, 12 de septiembre de 2016

Julio Pinto Vallejos y Manuel Silva Acevedo

Dos quillotanos han obtenido un premio nacional: Mario Orellana (1930), quien obtuvo el Premio Nacional de Historia en 1994, y Luís Enrique Délano (1907-1985), quien obtuvo el de Periodismo en 1970. Éste último fue alumno del Liceo de Hombres de Quillota.

Este año Julio Pinto (60) y Manuel Silva (74) obtuvieron los premios nacionales de Historia y de Literatura, respectivamente. En esta nota compartiremos importante opiniones de éstos y otros autores.


 Julio Pinto, académico de la Universidad de Santiago, con estudios en la Universidad de Yale, autor y coautor de 20 libros, responde que:

Mi noción de izquierda, y puede ser anticuado, tiene que ver con plantearse cambios profundos en la sociedad que apuntan a mayores niveles de igualdad y justicia social”; y agrega además que: “Una de las grandes tareas de la actual izquierda es definir qué se entiende por ser de izquierda”. Acerca de la actual presidenta declara que: “(…) ella fue elevada al poder por su capacidad de empatizar con la población, pero el carisma por sí solo no logra resolver los grande problemas políticos”.

¿Qué afirmaron los otros premios nacionales de Historia? Sergio Villalobos (1992) declara: “Julio es un investigador acucioso y tiene clara su ideología. No exagera, es equilibrado. Su aporte es valioso, (…)”.

Por su parte, Gabriel Salazar (2006) afirma: “Su labor se centró, en un comienzo, en los trabajadores pampinos, pero luego se abrió hacia los problemas nacionales, tanto del siglo XIX como del presente, lo que ha hecho con objetividad, profundidad y haciendo gala de un estilo narrativo y analítico agudo y a la vez mesurado”.

En nuestra nota titulada Biografías, nos referimos al excelente texto de Julio Pinto sobre Luís Emilio Recabarren Serrano.


 Manuel Silva Acevedo, poeta santiaguino que superó a otros 17 vates, perteneciente a la llamada Generación del 60 o La Diáspora, es autor de “Lobos y Ovejas” (1972), su poema más trascendente. En una entrevista con el poeta Alejandro Lavquén señala: “Cuando escucho voces como la de Rafael Rubio me siento optimista sobre el futuro y destino de la tradición poética de Chile… eso sí, me importa señalar que la poesía debe intentar expresar aquello que se deja entrever en la realidad que nos toca vivir, pero llevándolo a un plano por sobre lo fácil, pedestre y a veces hasta ordinario; a un plano tal vez arquetípico donde los simbólico dice más que lo obvio. Dejar que imágenes y palabras emerjan del inconsciente, donde se atesora lo inexpresable”.

¡No todos los versificadores son poetas!

Debemos mencionar que Rafael Rubio es un poeta santiaguino nacido el año 1975, Licenciado en Letras de la Pontifica Universidad Católica (PUC), con cuatro libros publicados.

Sobre el mayor legado de su generación: “La devoción por la poesía, la persistencia en la escritura, la fraternidad y el respeto por la tradición, que es la que sostiene este discurso que escribimos entre todos. Y la permanencia en el oficio del arte de la palabra”.


(Fuentes periodísticas: diario “La Segunda”, diario “La Tercera”, www.latercera.com, revista “Punto Final”).


Aconcagua Salmón


Tradicionalmente nuestro trabajo de investigación y recopilación se refiere a documentos y otras formas de lenguaje escrito, propias del ámbito histórico-literario. En esta nota nos ampliamos al arqueológico, al tomar como referencia la iconografía utilizada por un pueblo originario de nuestra zona que plasmó en su alfarería una enigmática, hasta el día de hoy, cosmovisión.  




Difundimos, en esta ocasión, una selección de piezas realizadas por la artista Liliana Moraga Flores (1), las que están inspiradas o son réplicas, de la alfarería de la Cultura Aconcagua. Sociedad de agricultores, ceramistas, pastores, cazadores y recolectores que habitaron entre los ríos Aconcagua y angostura de Paine, entre los siglos IX y XV dC.



Los asentamientos más importantes, de dicha cultura, se ubicaron en el Valle Central y curso medio del Río Aconcagua. Dentro de estos sitios se encuentran: Quillota y Rautén.



Lo más destacable del desarrollo artístico de esta cultura, fue su alfarería.  La cual se caracterizó por sus formas y su decoración geométrica pintada en trazos de color negro, siendo característico un diseño de aspas denominado Trinacrio.

El tono anaranjado de sus piezas, la hizo conocida como Aconcagua Salmón.





Notas

(1) Liliana Moraga Flores, es una artista, nacida en la comuna de Quilpué, quien dedica toda su creatividad a las técnicas de la Cerámica.

A fines de los años 70 se traslada a Francia en donde al contacto de la naturaleza, cultura de ese país, la incentiva a dar sus primeros pasos en torno al arte.

De regreso a Chile, ingresa a la Escuela de Bellas Artes de Limache en el año 2005, obteniendo la Licenciatura en Arte, mención Cerámica.  Así comienza una labor abocada a la investigación de la Alfarería de las diferentes culturas indígenas emplazadas desde la Quinta Región hasta la Araucanía.

Su obra se ha desarrollado principalmente sobre la artesanía mapuche, lo que le permitió hacer su primera exposición en la Biblioteca de Quilpué en septiembre del 2010 con motivo del bicentenario.  Junto con esto se ha dedicado a estudiar otras técnicas, como son el Rakú y la Mayólica, las cuales ha aplicado en sus obras.

Además, ha sido seleccionada en la Novena y Décima Bienales Regionales de Cerámica Artística, que organiza del Departamento de Artes Visuales de la Facultad de Arte de la Universidad de Playa Ancha, de Valparaíso.