miércoles, 12 de agosto de 2020

Importante obra de Crisóstomo Pizarro

 



El autor en el lanzamiento del Cuaderno XX del Foro Valparaíso titulado “Populismo y Comunicación” en la Universidad de Playa Ancha (UPLA.cl). 


El número correspondiente al presente mes de agosto de la revista “Le monde diplomatique” (edición chilena) contiene una reseña, escrita por el editor general de la publicación, del libro “¿Existen alternativas a la racionalidad capitalista?” (Ediciones Universitarias de Valparaíso (PUCV), Chile 2020, 522 páginas) cuyo autor es Crisóstomo Pizarro Contador (Illapel, 1939), director ejecutivo del Foro de Altos Estudios Sociales Valparaíso, ex alumno del Instituto “Rafael Ariztía”.  Egresó el año 1957, dos años antes que su hermano Nelson.

 

“Las crisis se han ido superponiendo una encima de la otra, sus desarrollos particulares estimulan a las otras, mientras sus efectos, golpean con dureza inusitada a las sociedades.  No importa el continente, ni el tamaño de los territorios o de la población.  La crisis es global.  El telón de fondo es el capitalismo global en sus formas más salvajes, los niveles de desarrollo y profundidad de los modelos neoliberales, la volatilidad de los mercados, la extracción sin límites de los recursos naturales, la codicia sin fronteras, la opresión de poblaciones y pueblos, la estrechez democrática… y la lista es larga.

 

El abogado, cientista social, consultor internacional y académico Crisóstomo Pizarro Contador, desde Valparaíso, ofrece una maciza obra para el debate y la reflexión en su más reciente libro, que titula con una gran pregunta y una propuesta :”¿Existen alternativas a la racionalidad capitalista? La crisis del capitalismo y otra manera de vivir y pensar”.  A lo largo de las más 500 páginas de la publicación, Crisóstomo Pizarro da respuesta a la interrogante.  Cita decenas de intelectuales y representantes del pensamiento crítico actual, que junto a los propios aportes del autor van configurando una contundente afirmación: Existen las alternativas, en momentos de crisis agudas es posible pensar lo impensable y, por cierto, se pueden empujar los cambios.

 

“No estamos condenados a aceptar –dice al autor- este orden- desorden.  Queremos, podemos y debemos imaginar otra manera de vivir y pensar más acorde con nuestras más apreciadas intuiciones acerca de lo que podríamos denominar una sociedad justa y buena, menos desigual y más democrática y, en consecuencia, no sometida a la racionalidad capitalista”.

 


El libro alerta sobre los impactos de la crisis climática, quizás la más compleja y menos “manejable” por la tardanza de los gobiernos del mundo para adoptar medidas de mitigación.  Menos cuando el planeta entra en una recesión cuyos efectos aún están por verse, gatillada por la crisis sanitaria más grave del último siglo.  La suma de todas las crisis adelanta –como ya se ve en Chile, en el continente y el mundo- una profunda crisis social, que cuestiona las bases del modelo.  En todo el planeta hay quienes se hacen la misma pregunta que plantea Crisóstomo Pizarro: ¿Hay alternativas?

 

Libio Pérez


domingo, 26 de julio de 2020

Otra novela ambientada en Quillota




En notas anteriores nos hemos referido a novelas ambientadas total o parcialmente en nuestra ciudad, de los escritores Zorobabel Rodríguez, Lautaro Yankas y Eugenio Matus. Pero ignorábamos que el profesor normalista, gremialista y novelista Carlos Sepúlveda Leyton (Santiago, 1895 – San Javier, 1942) era autor de una obra de la mencionada característica.

El año 2013 el sello “Sangría Editora” publicó un volumen de 813 páginas titulado “Trilogía Normalista”,  gracias a la iniciativa de la joven académica Belén Fernández Llanos, que contiene las tres novelas del maestro: “Hijuna…” (1934), “La Fábrica” (1935) y “Camarada” (1938), ambientada en Quillota:


La ciudad es amplia, cuadrada, tirada a lienza. Y es amable y fresca la caricia del sol; los árboles, de fronda esponjada, se espacian correctamente en formación de revista a lo largo de todas las calles. La ciudad entera es un verde quitasol de seda, delicado y generoso. Carritos de ‘sangre’ dan prestancia colonial al conjunto. El mayoral, aplastado bajo la "chupalla” enorme, caída en los hombros, tira de las riendas y se aferra a la palanca; retuerce frenéticamente el brazo de hierro, y el carro se estremece todo, y tropiezan las ruedas, y la sacudida rebota en la cabeza de los pasajeros. Bruscamente se detiene el mundo y se queda dormido. Los caballejos escriben un monumento de filosofía. De repente, el timbre golpetea la cabeza del mayoral, y el hombre se sobresalta, y levanta la huasca, y grita una palabra  sin asunto: —¡Epa!

Juan de Dios camina perezosamente. Un papel amarillento le hace señas desde la otra acera. Obedece. Se acerca a la ventana y trata de leer: —¡Qué tonto!—sonríe.

El papel no dice nada.

Camina y observa. Hombres desenvueltos. Mujeres hermosas. —¡Qué raza de mujeres! Pero he de encontrar una mujer fea de veras.

Alarga el paso tras una muchacha. —Yo quiero ver una mujer fea en este pueblo; pueda ser.

Una mujer fea para descansar la vista…


El protagonista de los tres textos es Juan de Dios, alter ego del autor, niño, adolescente y adulto, respectivamente.

El volumen fue comentado por el reconocido crítico Camilo Marks y la impulsora, en una entrevista señaló: “Encuentro que sus novelas son de una belleza y una crítica muy profundas”.

En la publicación “Paulo Freire. Revista de Pedagogía Crítica” (2018) aparece un artículo, de 20 páginas, escrito por Belén Fernández donde analiza las novelas de nuestro autor, empezando por “Hijuna…” ambientada en un conventillo y una escuela del barrio Matadero, hoy Franklin, sector originario del literato.

Leamos, ahora, lo que afirma la experta sobre el penúltimo y último trabajos:

“El libro ‘La Fábrica’, desde su título, muestra una postura crítica e irónica ante la Escuela Normal de principios del siglo XX. Es una fábrica pues produce de manera masiva, estandarizada y replicable, normalistas iguales y eficientes”

“El tema central de ‘Camarada’, es el ejercicio como docente de Juan de Dios en escuelas primarias de Quillota, así como su participación en el movimiento de profesores de los años 20. La obra relata vivencias urbanas, familiares y gremiales del personaje, a quien tal como Sepúlveda Leyton se involucró en la AGP (Asociación General de Profesores) hacia fines de 1922, siendo uno de sus fundadores.

“El desenlace del personaje Juan de Dios y del escritor Carlos Sepúlveda fue el mismo: la cárcel, la persecución política y la exoneración”.




Profesores integrantes de la AGP, entre ellos, sentado primero de derecha a izquierda, mi padre Alberto Antonio Poblete Gallegos.


Sepúlveda fue expulsado del magisterio el 01 de julio de 1925 junto a otro gran maestro César Godoy Urrutia y otros cinco colegas. Ejercía en una escuela quillotana. Aquí conoció al joven Luis Enrique Délano.

Vivió en otras ciudades: Valparaíso, Chillán, Rengo, Peumo, Linares y San Javier; publicó un solo cuento y dejó una novela inédita, “Una Hora”.

Su amigo César Godoy le dedicó un capítulo de un libro (1966) donde, pensando en el novelista social, el gremio y en el país, citó al filósofo Nietzche: “Ya llegará, rengueando, la hora de la justicia”.


Augusto E. Poblete Solar



sábado, 20 de junio de 2020

Excursión a "La Cloche de Quillota"




"Camino a La Campanita", óleo sobre tela de María de los Ángeles Álvarez Castillo.



En la segunda mitad del siglo XIX, con el desarrollo del barco a vapor y el ferrocarril, y la apertura de nuevas rutas de transporte como el Canal de Suez, los turistas pudieron viajar por el mundo.

Fundada en París en 1876, la Society for Study Travel Around the World (SVEAM) tiene como objetivo organizar un viaje educativo alrededor del mundo cada año con el fin de ofrecer a "jóvenes de buenas familias, que hayan completado sus estudios clásicos, una educación superior adicional que ampliar sus conocimientos de manera práctica y darles nociones exactas sobre la situación general de los principales países del mundo".

Louis Collot (1846-1915), Doctor en Ciencias de la Universidad de Montpellier, fue contratado por la SVEAM como profesor de historia natural y botánica.

Las memorias de su periplo fueron vertidas en dos artículos en el Boletín de la Sociedad de Geografía de Languedoc titulados "Notas de un naturalista a bordo del Juno" y "Notas de un naturalista a bordo del Juno (continuación y fin)". Ambos textos fueron publicados en conjunto a fines de 1882 bajo el título: Souvenirs d'un naturaliste à bord de la "Junon", suivis d'observations sur la météorologie et sur les colorations accidentelles des eaux de la mer, par L. Collot,... Edición a la que pudimos acceder gracias a la digitalización realizada por la Bibliothèque Nationale de France, département Sciences et techniques.

De su relato, rescatamos su visión de naturalista del cerro La Campana, uno los íconos representativos de Quillota; lugar común en los relatos de los viajeros que nos visitaron, en especial durante el siglo XIX:

Cinco días después de nuestra salida de los canales laterales por el Golfo de Penas, fondeamos frente a Valparaíso. Desde Montevideo, nuestro cruce duró diecisiete días (27 de septiembre al 13 de octubre). Esperamos encontrarnos en un país civilizado y poder realizar estancias en la costa de cierta duración nuevamente. Así que sentimos profundamente este placer que experimentamos cuando volvemos a ver la tierra, cuando la costa gradualmente toma forma frente a nosotros. Las colinas, rojas y desnudas, brillan al sol. El matorral hace manchas raras en este suelo delgado y mal regado. Valparaíso está construido en la orilla en un arco muy abierto. Alrededor del puerto, la ciudad se eleva en las laderas, formando un anfiteatro cortado en varias secciones por profundos barrancos. La sequedad, la desnudez, el tono rojo brillante de estas crestas montañosas me recuerdan ciertos sitios en Provenza. El color rojo del suelo se debe aquí a la descomposición de las rocas cristalinas.

A pocas horas del ferrocarril de Valparaíso se encuentra una montaña de unos 2.000 m de altura: La Campana de Quillota. Ella fue visitada por Darwin. La escalada me parece interesante y no está fuera de mi alcance; decido intentarlo. Desde Valparaíso hasta Viña del Mar, la primera estación, nos encontramos con “quintas” (casas de campo) con un bonito exterior y un entorno sombreado. Las colinas de la costa, entre las cuales corre el ferrocarril, son bastante áridas. Un pequeño árbol esparcido aquí y allá está cubierto de flores amarillas: es una Acacia (¿Acacia caven?) que al principio tomaríamos por una Acacia Farnesiana, ¡pero no tiene olor!

El paisaje toma un sello especial con la presencia de frondas altas y unos pocos pies de una robusta palmera (Jubea chilensis), con un tronco abultado en el medio como un barril. Este representante muy meridional de la familia está lejos de tener la gracia y el exuberante follaje de las palmeras de las Antillas y las Amazonas. Su follaje delgado y duro le da, como el Dattier (Phoenix dactylifera), un carácter desértico adecuado para la sequedad del clima. Las hojas pinnadas están adornadas con sus flores de azufre a plena luz del día, a diferencia de muchos de sus congéneres. Sus tallos robustos, criados con costillas espinosas, son muy poco ramificadas. Se mantienen firmes en su rigidez y quietud en mechones de unos pocos metros de altura. Estas plantas contienen una gran cantidad de savia en sus tallos carnosos. Exponen al aire solo una superficie muy restringida por la ausencia de hojas, y cuya evaporación se reduce aún más por la cutícula gruesa que cubre sus ramas. Estos personajes los hacen eminentemente capaces de resistir la aridez de las rocas en las que crecen y la sequedad del aire.

En una llanura atravesada por un pequeño río, tengo el pueblo de Quillota a la izquierda, la montaña a la derecha. Esta llanura, con sus campos de cereales y sus grandes álamos de Italia, tiene un aspecto europeo. Las laderas del ferrocarril están plantadas con Robinias, de Genêts, entre las cuales brillan las flores amarillas de las Escholtzias. El hombre civilizado trajo consigo sus razas de plantas y animales domésticos, con mucha más frecuencia de la que trató de mejorar las que encontró en los nuevos países. La civilización continúa y se transporta; No se puede repetir.

Una gran cantidad de plantas silvestres a lo largo del camino que cruza la llanura han venido detrás del hombre y recuerdan a Europa: Rumex, Polygonum, Urtica piïulifera, Radi, Cresson de fontaine, Mauve sauvage, Grande Ciguë, Ammi visnaga, Marrube blanc, Verveine officinale (o una especie nativa estrechamente relacionada), Chardon Marie, Cardon (Cyn. Canlunculus), junto con las plantas nativas Myriophyllum, Jussixa, Azollct magellanica.

En el polvoriento camino de Quillota a La Campana, me encuentro con algunos “guasos” o campesinos, a caballo, cubiertos con el tradicional “poncho” rayado y con los pies hundidos en un estribo de madera, similar a un gran casco tallado. Sus espuelas plateadas son a veces lo suficientemente grandes como para evitar que el talón presione el suelo cuando estos centauros deciden abandonar su montura.

El pie de la colina está cubierto de madera. En las partes secas y rocosas, es poco más que un pincel espinoso (Colletia, Acacia cavens), intercalado con Lobéliacées frutescentes. Un Casse (C. tomentosa) rocía con sus flores amarillas un lecho de torrente seco. En los valles más fríos, un Laurinée, el Boldo (Boldu chilanum - Peumus boldus), actualmente en flor, forma grupos sombreados. A lo largo de un arroyo, un Drimys, muy cerca del Drimys Winteri de Magallanes, florece sus pequeñas flores perfectamente blancas, con un olor dulce. Una pequeña Capucine (Tropæolum) con flores tricolores trepa por sus ramas. En otros lugares, las laderas están cubiertas de grandes pastos gramíneos similares a los bambúes, pero con un tallo lleno y muy resistente (Chusquea).

Después de las palmas, más numerosas que en el fondo, la planta más original en el área de 500 a 1000 m es la Bromelia sceptrum: de un mechón de hojas largas y ensiformes surge un paisaje cargado de flores amarillas, como los de Agaves, pero en un grupo más apretado. Este poste, de unos 4 metros de altura, tiene 300 flores. Las hojas están armadas en sus bordes con espinas afiladas y enganchadas.

En los jardines sombreados brillan las flores amarillas de los Calcéolaires entremezclados con mechones de Aggeratum y Adianthum concinnum, casi idénticos a nuestro Capilar.

Los Composées fructíferos juegan un papel importante en la flora de Chile, así como en la de Brasil. Pero en el clima seco de Valparaíso, toman formas delgadas, a menudo con hojas muy estrechas, hasta el punto de parecerse a Bruyères (brezos?). Otro Composée me golpea con su tallo trepador y por los zarcillos mediante los cuales se aferra a los árboles vecinos: estos zarcillos son la extensión de la nervadura central de la hoja.

A medida que subo, la Bromelia con flores amarillas es reemplazada por otra que tiene hermosas flores de color púrpura. Este, que debe resistir probablemente mayores sequías y variaciones de temperatura más extremas que su congénere de la región media de la montaña, también está mejor defendido: con un follaje tan estrecho y duro como el suyo, es cubierto con un pliegue fino que le da un aspecto plateado. Un pequeño pájaro volador de pico largo revolotea alrededor de estas flores moradas y, sin aterrizar, atrapa insectos en busca de néctar. Parece una gran sphinx (Polilla Esfinge), cuyo vuelo reproduce el zumbido.

Hacia arriba, los cactus en bola vienen a unirse a las palmas. En la parte superior, un Roble Hualle (Fagus obliqua Mirbel), con hojas de carpe, busca frescura que no encuentra en la parte inferior.

En la parte superior y en la parte superior del reverso del sur, encuentro en abundancia uno de estos compuestos que tiene la apariencia de un brezo, un labiado con puerto de romero, “chusquea”, un umbelífero espinoso muy pequeño, con flores amarillas; una verbena rastrera, con flores lilas pálidas; un cardo (Eryngium) con hojas de Pandanus; una grosella espinosa, una efedra, varias herbáceas pequeñas. Ni las palmas ni los cactus esféricos de la ladera norte suben tan alto en la ladera sur, que da la espalda al sol.

Hubiera sido necesario alcanzar mayores altitudes de las que me podría ofrecer esta montaña, para encontrarme con estas curiosas violetas andinas descritas por Philippi, que se asemejan a una pequeña alcachofa, por lo que sus hojas son pequeñas, duras y apretadas entre sí en roseta Esta notable adaptación a las condiciones climáticas dio la misma forma a Plantago rigida, P. nubigenci, Valeriana rigida, V. tcnuifolia, de los Andes del Perú.

El fondo de La Campana, como todas las colinas del país, está ocupado por manadas de bueyes y caballos que huyen a mi acercamiento. Estos animales están estacionados en superficies muy grandes, mediante zanjas profundas y barreras formadas con arbustos que se cortan y apilan en el borde de la zanja. Algunos caminos irregulares practicados por los animales me sirvieron como un camino abajo; Al acercarse a la cumbre, la caminata es más desigual. De abajo hacia arriba, no he encontrado otros humanos que a dos jinetes en busca de un toro. Las aves no me parecen numerosas: solo vi un Cóndor flotando por algún tiempo sobre mí.

Solo pude llegar a la cima cuando el sol acababa de ponerse y desapareció en el mar. Al levantarme en la punta de una roca, de repente vi los Andes. ¡Es un espectáculo conmovedor cuya majestad nunca olvidaré! El espacio que me separa de él está velado por una ligera niebla que parece cubrir un abismo. Más allá se alinea la poderosa cresta del continente sudamericano, como un muro incomparable, sobre el cual el Aconcagua y algunos otros picos se elevan como torres proporcionadas al resto del trabajo. No es una maraña de crestas y picos de altura desigual como los Alpes y los Pirineos. La cadena aparece de inmediato, su cresta se eleva de manera uniforme: solo por encima de esta línea recta, los conos volcánicos se elevan de forma aislada, lo que los hace parecer aún más rígidos y terribles. La nieve cubre toda la parte superior de los conos y la cadena, y desciende a una línea media paralela a la de la cresta.

La Campana de Quillota está compuesta por una brecha hecha completamente de elementos prestados, rocas feldespáticas con una textura a veces compacta, a veces porphyroïde, verde, lías de vino, marrones.

Encontré rastros de dos búsquedas de cobre en vetas de cuarzo con calcopirita y malaquita fibrosa. También encontré vetas de Epidote (pistacita) compactas y cristalizadas, verde pistacho. Este último mineral parece bastante frecuente en el oeste de Sudamérica, porque también lo encontré en Valparaíso y en Perú.

Es en un conjunto diferente al de La Campana de Quillota que el Epidote se encuentra en Valparaíso. Estas son rocas muy cristalinas con apariencia de Gneiss y Granito, formadas por un feldespato triclínico, mica negra, anfíbol o hiperstena, sin cuarzo. Costuras de pegmatita gráfica y granulita blanca o rosada cruzan las pizarras cristalinas.

Los diversos elementos que acabo de mencionar se encuentran en la arena de la playa: también hay una cantidad considerable de Magnetita o Hierro Oxidado que forma rayas negras a medida que la ola lava la arena…