miércoles, 28 de abril de 2021

“Cuentos de Llotaqui”, de Lucía Lezaeta Mannarelli

 



“El alma de Llotaqui transformada en niebla, aparece cada mañana sobre el río  protegiendo el espíritu de Duschindan que está en el canto de los pájaros y sólo despierta al apuntar el padre sol sus rayos sobre la tierra"...


“Cuentos de Llotaqui” (1), de Lucía Lezaeta Mannarelli (2), nos trae a la mente lo que somos aún sin saberlo del todo, quizás sólo una incertidumbre hecha de una mezcla de razas, de creencias superpuestas, un olvido entre tanto murmullo civilizador que prometiendo demasiado finalmente nos dejó sólo un vacío saturado de palabras que ni siquiera son completamente nuestras.

Nos recuerda que somos una visión inconclusa de un pueblo que debió esperar tanto para dominar un pedazo de tierra en donde sus riquezas fueron finalmente su perdición.

Nos recuerda que somos una especie de negación entre el barullo de  una identidad olvidada.




Las tres narraciones: Huachine, Pichiku y Llotaqui, que contempla este libro, equivalen a una pequeña parte de las leyendas que se perdieron,  leyendas que un alguien debió seguir contando y heredando de voz en voz, en un intento para entender lo que nos rodea. Ellas nos hablan mezclando palabras que hoy hay que explicarlas, nos hablan de otros tiempos, de otras voces, de la soberbia, de la tan anhelada libertad, y del siempre presente odio, de una tierra sin reyes cuya única certeza es su gran Padre Sol. También, nos hablan de la comunión que nunca debimos perder con la naturaleza, de lo imprescindible que es cada uno de los seres vivos que habitan este mundo, aunque nos hayan repetido una y otra vez que sólo nosotros, los seres humanos, somos valiosos y casi sagrados. Nos hablan de lo que nos falta, de esas otras narraciones que  nos darían sentido, para lograr saber, por fin, quiénes somos y de dónde venimos.

En suma, tres narraciones, un intento certero de llenar en parte ese vacío que debió llamarse, lo nuestro, en un libro parte de una serie, Presencia del Mayaca, presencia de un ayer, que nunca debió, al igual que nuestra identidad, desaparecer.

 

 

Marcela Poblete Cruz

 

 

(1)    “Cuentos de Llotaqui”, fue publicado en el año 1989, por Ediciones Círculo Literario Quillota. Pertenece a la serie “Presencia del Mayaca”, volumen V. Ilustrado por Rene Vidal.

 (2)    Lucía Lezaeta Mannarelli, narradora, poeta y ensayista autora de “Poemas de la Tierra”, “La Miseria del Oro”. Figura en diversas antologías. Está incluida en el “Diccionario de autores de la región del Maule”. Parte esencial del “Círculo Literario Quillota” y “Círculo de escritores de la Quinta Región”

 


viernes, 19 de marzo de 2021

Quillota: Paradiso de Chili

 


Walpole, F. (Frederick), 1822-1876. De la colección de The British Museum.

 

El Excmo. Frederick Walpole (1822 - 1876), fue un comandante naval británico y político conservador que en sus  memorias contenidas en el primer volumen de la obra publicada en 1850: Four Years in The Pacific: in her majesty's ship "Collingwood," from 1844 to 1848, nos brinda sus impresiones de su visita a Quillota, de la que compartimos los siguientes párrafos:

 

Se formó un grupo para visitar Quillota, y con gusto aproveché su compañía para ver este paraíso terrenal. Lo que Damasco es para el Oriente, Quillota es para el Occidente, al menos eso dicen los chilenos.

Y ahora sería el momento de permitirme hacer bonitas rapsodias, de trasladar los elogios que tan generosamente se han vertido sobre la una a la otra: pero esta no es una tierra de romances, estos muros no han sido pisados por ningún caballero, estas rocas no han respondido a ningún grito de caballería y honor. Si el celo y la religión llevaron a Oriente a los severos guerreros de Europa, el amor al oro fue aquí la única piedra de toque: la rapiña, la crueldad y la opresión marcaron su camino. Si el sentimiento caballeresco existía, debía estar en el pecho desnudo del salvaje, que luchaba por su patria; no bajo la coraza de malla del caballero español. Tenía valor, pero eso no es una virtud; y, si aguantó mucho, grande fue en su estimación la recompensa que buscó. Es cierto que con una mano plantó la Cruz, con su voz proclamó la suave verdad del manso Salvador, y con un pie pisoteó a los dioses de una fe quizá más idólatra en sus formas que la que él enseñaba…

Después de haber bailado con furia en un baile que habíamos dado a bordo a toda la clase y la moda de Valparaíso, algunos oficiales y yo montamos nuestros caballos, y, bajo un cielo tranquilo y lleno de estrellas, en una noche tranquila, que ofrecía un delicioso contraste con la escena alegre y ruidosa que acabábamos de dejar, emprendimos nuestra excursión a Quillota.

El camino, incluso a esa hora, estaba lleno de largas ristras de mulas que traían el cobre de los distritos mineros de Aconcaqua y San Felippe; cada mula llevaba dos cerdos, de unos trescientos de peso. Mi único acompañante -pues el resto, a pesar de las muchas conversaciones, no había aparecido- estaba tan ocupado con sus propios y agradables pensamientos que no pronunciaba ni una palabra, salvo que de vez en cuando me pedía elogios para alguna belleza que acababa de dejar.

Después de cruzar una cresta de la colina se abre otro valle más grande, el de Concon, y luego otro, y otro, hasta que por fin aparece uno más grande y más hermoso que todos; este es el Paradiso de Chili, la hermosa Quillota. Tiene unas quince millas de ancho, y corre hacia el interior, regado por un ancho y fino arroyo, que fertiliza toda la llanura.

Los cerros -casi acantilados, en partes son tan escarpados- se marcan en diferentes alturas como si en algún período lejano el agua hubiera llenado el valle. Sin embargo, a medida que se alejan del mar, adquieren una forma más suave y se cubren con una rica hierba y con ganado. Todo el valle está ricamente cultivado, y un camino ancho y hermoso, con dobles hileras de álamos a cada lado, conduce a la ciudad.

Pasamos el río por un vado, que ahora era lo suficientemente profundo como para hacernos creer todas las feas historias que contaba sobre él una bonita Cantarina, que se había unido a nosotros, con su guitarra atada a la espalda. Era realmente muy guapa, virtud nada común entre los campesinos de Chile, al menos después de una edad muy temprana. Su vestimenta era pulcra y limpia, dos cualidades que no se encuentran a menudo ni se consideran necesarias entre la misma clase, que suele olvidarse de anudar sus vestidos, que hace tiempo que se han olvidado de lavar. Se ponen un elegante chal de China y se consideran bien. Nuestra compañera, por el contrario, estaba vestida de manera muy coqueta, y su largo cabello negro, cuidadosamente trenzado en dos largas trenzas, colgaba hasta la espalda: en su cabeza tenía un sombrero de castor negro, atado bajo la barbilla; y su enérgica manera de patear y excitar a su caballo era positivamente encantadora.

Ciertamente, sus ideas no estaban bajo estricto control; pero, entonces, es difícil condenar cuando los ojos brillantes y las caras bonitas van a recibir la sentencia; y considere, ¿qué ventajas había recibido? Nos separamos, con muchas expresiones de cortesía por parte de mi acompañante, a quien las pulgas parecían haberle chupado todo el recuerdo de la llama de la noche anterior.

No se obtiene ninguna vista de la ciudad desde el camino; está tan enterrada en la vegetación que sólo se ven los campanarios, y toda la ciudad está compuesta por casas situadas en medio de huertos y viñedos. Esto nos pareció después muy encantador; pero justo ahora, como estábamos ansiosos por salir del sol del mediodía, y esta disposición hacía que las calles fueran interminablemente largas, estando la posada bastante al otro extremo, se nos puede perdonar nuestra falta de gusto.

Por fin llegamos, y enseguida nos pusimos a comer. Era la época de la elaboración del vino, y como Quillota es famosa por su vino, era una de las cosas necesarias para verlo hacer. Unas pieles de buey cosidas entre sí y tendidas sin apretar sobre un armazón, formaban un recipiente en el que se arrojaban cestas y cestas de hermosas uvas negras. Una docena de hombres -desnudos más allá, quizás, de lo que la estricta decencia hubiera permitido- empezaron a pisarlo con los pies, los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas realizando ese paso que los soldados llaman marcar el tiempo, mediante el cual se produce mucho ejercicio sin ningún desplazamiento. Gritos fuertes y salvajes acompañaban cada pisada, y todos parecían más o más o menos excitados. En el extremo inferior de la artesa había una manguera, y a medida que el zumo exprimido corría hacia ella, se recogía en cubos, y de ahí se trasladaba a enormes jarras de barro. Cuando se fermenta por primera vez, se bebe mucho. Un vino del mismo tipo, sólo que hecho de uvas blancas, y llamado chicha, es la bebida común en todo el país. Huele algo parecido al champán cuando es nuevo; pero ahí cesa la similitud, pues sabe a sidra, que siempre me recuerda a una manzana nodriza, residente desde hace tiempo en el enorme bolsillo de alguna dama antigua.

Estos viñedos son una fuente de grandes beneficios: los de Quillota son muy estimados, pero los vinos de Concepción, en el sur, son los más apreciados. El vino negro se llama mosto, y aunque parece bueno, rico y negro, hay que reconocer que es tan desagradable al gusto como lo puede ser el vino.

Durante la cena me metí en un serio lío, al confundir a un comerciante, que residía en la posada, con el propietario, y apenas me había retirado cuando el propietario, en la veranda, me atacó por haberle confundido con un comerciante. "¡Yo, que estaba con Cochrane!", dijo. Sin embargo, un poco de adulación oportuna lo apaciguó, y pasamos una deliciosa tarde juntos, mientras relataba anécdota tras anécdota de su muy querido jefe. Había perdido toda su nacionalidad; todos los sentimientos y esperanzas se fundían en esta única gloria absorbente: Cochrane era para él país, causa y rey  (…)


Quillota consiste en una sucesión de casas, en hileras, con jardines amurallados: y, aunque la ciudad no contiene más que diecisiete mil habitantes, hay una calle de tres leguas de largo, y otra de dos.

Mi filósofo compatriota y yo cenamos juntos, y luego salimos a pasear. La noche era hermosa; y, como la gente estaba sentada en sus ventanas abiertas, nos invitaron a entrar, y nos quedamos hablando con ellos.

Los quillotanos son un pueblo primitivo, agradable y tranquilo; son muy leales y fueron de los más firmes adherentes a la causa real en la época de la Revolución. Durante nuestra estancia se mostraron muy cívicos, invitándonos a entrar en sus viviendas, y mostrando toda la amabilidad en su poder. Casas y los establecimientos de todo tipo estaban a nuestra disposición.

Las invariables ventanas enrejadas de las casas, comunes aquí y en todos los países españoles, me recordaron la historia del marinero de buen corazón que, caminando por una calle, vio a varias damas paradas en una ventana enrejada. Les entregó un dólar, exclamando -con esa genuina amabilidad que caracteriza al duro alquitrán-: "Aquí tienen; yo también he estado en el limbo, y por eso estado en el limbo, y por eso puedo sentirme por ustedes".

La ciudad está bajo el Intendente de Valparaíso, pero es gobernada inmediatamente por un Gobernador, que se llama Maneo; pero si ese es su nombre, o si sólo se llama así porque se queda mientras los otros se van, mi informante no pudo decirlo. También se eligen cinco jueces por medio de sufragios, igual que los de los representantes.

Hay una mala banda, que toca en la gran plaza los domingos por la noche. En ella se reúne todo el rango y la moda de la ciudad (…)

Quillota, exporta gran cantidad de productos, casi abastece el mercado de Valparaíso; maíz, vino, lino, verduras, papas, frutas y ajíes. Tiene una productiva mina de cobre, y los paseos por los fundos vecinos muestran un país rico y bien cultivado. Un inglés de gran riqueza y verdadera energía anglosajona posee aquí una buena finca. Es perfecta y sirve de modelo para todo el valle. Toda la gente se reía cuando él invertía dinero tras dinero en ella; pero el resultado demuestra que él puede unirse a ellos, y reírse más fuerte. Su casa es un lugar muy bonito, rodeado de hermosas avenidas de álamos, y contiene una buena colección de pájaros y bestias del país disecados. Un guardiamarina de nuestro barco estuvo a punto de añadir otro espécimen, que el propietario prefería tener correteando por ahí para gozar de salud y poderes digestivos.

El guardiamarina se alojaba en Quillota, y salió una mañana, armado con una pistola de un solo cañón y sus accesorios, con la imaginación encendida con visiones indistintas de los curiosos animales que podrían presentarse en estas regiones lejanas. Mientras se arrastraba, temiendo a los leones, esperando algo, divisó un animal del que nunca había oído hablar. Ciertamente estaba cerca de una casa, más aún, en un jardín; pero en estos países los animales no temían, tal vez, como en casa, al hombre, o no habían descubierto aún que no todo era desierto.

Se arrastró con astucia, temeroso de cada pisada y conteniendo la respiración, por miedo a alarmar a este habitante de lo desconocido. Levantó su arma; su corazón hizo más ruido que el arma cuando la amartilló; pero quédese quieto, podría fallar a tal distancia, así que pasó por encima de la moñeta, y se colocó finalmente detrás de un rosal. Despejando la niebla de su vista, levantó el arma infalible, y la estabilizó con cuidado; su mano agarró la culata, su dedo tocó el gatillo, cuando una voz en inglés amplio, exclamó, para su asombro, "¡Sal de los parterres, quieres!" Y, enfermo de excitación, se recupera para encontrarse con que es objeto de sospecha para un jardinero inglés, y nada menos el verdugo de la guanaca domesticada del señor W, con un collar de plata alrededor de su cuello, y casi una gran curiosidad aquí como lo sería en Hyde Park.

Los paseos en torno a Quillota son muy bonitos: tiene una bonita Almeida, donde pasean personas de moda, en una escala pequeña acorde con el lugar, y desde los cerros de arriba se obtienen bonitas vistas del valle. La hermosa campana de Quillota está a unos 40' (minutos NE) más al interior; recibe su nombre, la Campagna de Quillota, por su forma de campana; el nombre indígena para ella es Manco.

No hay tropas regulares; pero la milicia del distrito, un conjunto de compañeros de buen aspecto, se reúnen y hacen ejercicio los domingos; el ejercicio fue corto, y luego aprovecharon su uniforme para pavonearse, hacer el amor y emborracharse durante el resto del día.

Se han constituido ellos mismos en un regimiento de milicia, comandado por el hijo del amable terrateniente, un miserable de rodillas a la moda, un espectáculo y un contraste decadente, cuando marcha a la cabeza.

No hay edificios bonitos: uno de los campanarios de la iglesia fue derribado por un terremoto; pero los sacerdotes o el pueblo se tomaron el accidente con filosofía y volvieron a techar con tejas lo que quedaba. Este valle da dos vueltas, y llega hasta el mismo pie de las Cordilleras.

Otra mañana temprano recorrí las propiedades vecinas, la mayoría de las cuales son pequeñas. La tierra vale de quince a dieciséis dólares el acre (3/.a 3/. 10s.), y el grano produce treinta y cinco por uno en la llanura, y unos diez en las colinas.

Sólo hay una fiesta, de hecho, un día, un acto que se ha derivado de los aborígenes, es la fiesta del Corpus Christi; pero parece como si se hubiera levantado sólo para mostrar, por contraste, qué pueblo tan miserable era. A mi regreso del Pueblo, tuve una hermosa vista de Quillota bajo mis pies.

Las casas parecían huevos blancos en un nido de musgo verde y fresco, y detrás de ellas se alzaban grandiosamente las Cordilleras y el gigantesco Aconcagua. Oh, magnífica montaña! la corona blanca de tu hermosa frente suministra la fresca nieve que, en este tiempo caluroso, hace que los pasteles de jerez sean tan embriagadoramente deliciosos.

A mi llegada, Valparaíso estaba marrón quemado y se esperaba que lloviera a diario. Debo admitir que no me importaba mucho, pues había agua suficiente para hacer té, y las granjas no eran mías; la lluvia no tardó en llegar, y no se podía discutir, pues todo el lugar era una sábana de agua; las calles ya no eran vías públicas, sino arroyos navegables, y no fue sin mucha dificultad, barro y tropiezos, que salí de Valparaíso, y tomé el camino de San Felippe...

 

 

 

La Esfinge, según Colin Wilson

 



Fotografía alrededor de 1860. Imagen: P. Dittrich / Biblioteca Pública de Nueva York

 

“En la mole de piedra de la Esfinge están grabadas las huellas de una sabiduría que trasciende la dictadura del tiempo”.

Colin Wilson, investigador riguroso de los secretos de la mente y de la historia, levanta el velo que oculta una fascinante continuidad entre los momentos estelares de las grandes civilizaciones:

 

  • El apogeo de una cultura singular en la Antártida antes de la glaciación.
  • La dispersión de dicha cultura tras un cataclismo cósmico.
  • La aparición de monumentos megalíticos en Egipto, Europa y América.
  • El cultivo de las artes herméticas por los constructores, los astrólogos, los alquimistas, los druidas, los chamanes.
  • Los hallazgos de Carl Jung, Fulcanelli, Edgar Cayce y otros visionarios.

 

No fueron coincidencias.  La Esfinge encierra las claves de una mente colectiva que rigió los destinos de la humanidad y que puede volver a regirlos.  Colin Wilson nos ayuda a descifrar esas claves”.

Este párrafo, el primero de los escogidos para esta nota, es la presentación del libro “El mensaje oculto de la Esfinge” que Wilson publicó el año 1996 con el título “From Atlantis to the Sphinx”.  Al año siguiente apareció en España.  Son 339 páginas que incluyen la introducción y diez capítulos.  El autor dedica el texto a John West, Graham Hancock y Robert Bauval “amigos sin cuya ayuda no hubiera podido escribir el presente libro”.  Es una dedicatoria ejemplar.

La obra es rica en informaciones, puntos de vistas polémicos y referencias a autores y sus obras.  Muy interesante es el capítulo 6 titulado “La antigüedad del hombre” que en 31 páginas alude a los hombres de Piltdown, Neandertal, Cromañón, Pekín, al Eslabón Perdido, etc.

“Los egipcios eran un pueblo afortunado.  Su país era una especie de tubo, con el mar en un extremo y las montañas en África en el otro, y colinas a ambos lados del Nilo que les protegían de los enemigos y de los vientos abrasadores.  En agosto ya se ha recogido la cosecha y los campos aparecen secos y agrietados.  Entonces las aguas del Nilo suben e inundan la tierra y la dejan cubierta de un limo rico en el cual los agricultores se apresuran a plantar nuevos cultivos… No es extraño que los egipcios aparecieran como un pueblo sereno y satisfecho a ojos de los escritores de la antigüedad”.

La Esfinge con unos 73 metros de longitud y unos 20 de altura, tantos como los de un edificio de seis pisos, es uno de sus célebres monumentos.  Egipto: 1 millón de habitantes.

“…, según los historiadores modernos, la Esfinge fue construida más o menos al mismo tiempo que la segunda pirámide de Gizeh, hacia 2.500 a. de C., probablemente por el faraón Kefrén, hijo (o hermano) de Keops, supuesto constructor de la Gran Pirámide.” Los investigadores y escritores heterodoxos, incluido Wilson, creen que las construcciones son más antiguas y están relacionadas con la Atlántida.

Nuestro autor tampoco concuerda con las afirmaciones de otro alternativo, Erich von Däniken, a quien califica como “sumo sacerdote de lo improbable”.

Para otra oportunidad, dejamos el comentario alusivo al capítulo 5 del libro, titulado “El reino de los dioses blancos”, relacionado con civilizaciones americanas: aztecas y mayas, por ejemplo.  Y responde a preguntas: ¿Se construyó Tiahuanaco en 15.000 a. de C.?, ¿Esperaban que Viracocha volviese por aire?

 

 Augusto E. Poblete Solar