jueves, 9 de abril de 2020

Desventuras en Semana Santa, Quillota 1850: Jueves Santo

El cucurucho (cuadro de D. M. A. Caro) Autor:Burn Cosson Smeeton, Jules Fesquet. Año 1872. Xilografía a contrahilo. Fuente Chile Ilustrado.



Edmond Ginoux de la Coche (1811-1870), el polémico periodista y aventurero francés, nos legó en  el Feuilleton de La Presse del 24 de abril de 1852 sus desventuras en la Semana Santa en Quillota en el año de 1850. El texto, del cual compartiremos una selección, lo rescatamos de la versión digitalizada por la Bibliothèque Nationale de France.

Esta primera entrega podría subtitularse “De Templos, Cucuruchos y Flagelantes”:

La ciudad de Quillota, cuyo nombre recuerda al de la antigua tribu originaria de este territorio, es después de Santiago el establecimiento más antiguo de los españoles en Chile. Ubicado a diecisiete leguas al noroeste de Valparaíso, a treinta y seis o cuarenta de Santiago, es insignificante en sí misma; pero su campo, vasto jardín, es la providencia de Valparaíso. Este último pueblo saca de allí todas las frutas, todas las verduras necesarias para su consumo.

Durante mi primera estadía en Chile, en 1845, tuve el deseo de ver esta localidad. Me han elogiado en lo superlativo la riqueza de su vegetación y la belleza de sus mujeres. Por falta de un compañero de viaje, había renunciado a esta agotadora carrera.

Esta vez, habiendo sido ofrecida una circunstancia decisiva, me apresuré a aprovecharla, y a esta hora puedo apostar con conocimiento de la causa que un lugar querido por los niños de Valparaíso, se me reprocharía no haberlo visitado todavía.

Las celebraciones de la Semana Santa en Quillota tienen una gran reputación entre los habitantes de las provincias circundantes. Cada año, de Valparaíso y Santiago, hay una afluencia considerable. Lo más difícil es tener alojamiento y alimentación desde la mañana del Jueves Santo hasta el día después de Pascua. Por este inconveniente bastante serio, tuve que tener cuidado de adelantarme a las caravanas que se esperaban de todos lados, y lo tomé bien. A partir del martes me instalé en la ciudad, objetivo de mi dolorosa excursión, y este arreglo, inspirado en la prudencia, me permitió estudiar a esta curiosa población, primero en su vida habitual, y luego en esta inusual algarabía proporciona interesantes cosas para observar.

 El día después de mi llegada, martes y miércoles, las vacaciones de Semana Santa no habían comenzado. Quillota vivía su vida habitual. No importa cuán bien recorriera las calles, sondeando cada cuarto, en ninguna parte me encontré con la cara de un hombre o una mujer, y las ventanas, como las puertas, estaban minuciosamente cerradas.

El viajero, no iniciado en los secretos de toda esta existencia interior, y que no se encuentra en ningún otro lugar en este grado excepcional, estaría muy equivocado si quisiera creer que su caminar por las calles está abandonado con sólo a Dios como testigo, porque muchos ojos negros, indiscretamente escondidos detrás de las rejas de las ventanas históricas, observan con interés sus intenciones y sus gestos.

La Calle Larga es, con mucho, la más traicionera a este respecto. Es la vía  por donde los ‘arieros’ conducen, al lomo de mulas, al puerto de Valparaíso, los productos de las minas de Aconcagua; el movimiento causado por el paso de bestias cargadas con cobre y plata es una vista atractiva para los quillotanos y les gusta observarlas a través de los estrechos visillos de las ventanas.

El Jueves Santo, cuando me desperté, vi a los prisioneros, encadenados por los pies y conducidos por soldados para trabajar en la limpieza de la calle en la que vivía, vigilados en las esquinas por los piquetes estacionados de la guardia cívica. Estos fueron los preludios de las celebraciones de la Semana Santa. Mi calle compartía, con solo dos o tres personas más, el extraordinario favor de ser barrida, porque tenía que dar paso a la población, agrupada por categorías, para su visita a los sepulcros. Las instrucciones de la estaca de la guardia cívica prohibieron en el interior de la ciudad cualquier circulación en coche a caballo, desde la mañana del jueves hasta el sábado a las diez en punto. Por orden de precedencia, las tiendas en Chile deben estar cerradas hasta el martes de Pascua; pero como no hay ninguna en Quillota, el comercio no debe haber sufrido esta rigurosa medida para los comerciantes de Valparaíso.

El mismo día, al caer la noche, mi vecindario de repente se animó, pero de una animación lúgubre. Primero, bandas de soldados, oficiales a la cabeza, con el gorro de policía bajo los brazos, pasaron y murmuraron las respuestas a las oraciones que el director de los oficiales recitó en voz alta. Después de ellos, tropas de mujeres, negras de la cabeza a los pies, grupos de hombres con sombreros, manos y más mujeres y hombres, hasta que toda la ciudad había pasado por allí. Estas compañías, más o menos numerosas, se cruzaron ante mis ojos con paso lento, murmurando las mismas oraciones en un tono que tenía algo siniestro. Fueron de iglesia en iglesia arrodillándose y rezando.

Impulsado por este movimiento, seguí a la multitud, y posé ante cada altar. Comencé mi recorrido por el Convento de San Agustín, la iglesia, que no tiene más que tierra desnuda en sus adoquines y cuyas paredes nunca han sido encaladas, había sido adornada lo mejor posible. Imágenes muy antiguas de santos tallados en madera, iluminados y cubiertos con guirnaldas paganas de un gusto deplorable, formaron un doble seto desde la puerta del santuario y en la base de cada una de estas estatuas había un mendigo que imploraba la caridad de los fieles. El altar, que esperaba ver adornado en un estilo severo, como la circunstancia implicaba, estaba cargado de velas intercaladas con ramos de flores.

En los escalones había una forma blanca: era una mujer, una mujer joven con contornos agraciados, no en imagen, sino en carne y hueso. Con el pelo desparramado sobre los hombros, se sentó extasiada, Magdalena en el Calvario. Para completar este conjunto, una caja de música,   serenata a resortes, situada sobre el tabernáculo, tocaba cuadrillas y valses.

La iglesia del Convento de Santo Domingo, que visité en segundo lugar, una iglesia tan en ruinas como la primera, tenía santos de madera no menos bufones que aquellos de los que acabo de hablar, y un altar adornado para un regocijo y no por un luto.

La Matriz, la catedral, de ninguna manera contradecía la miseria y el orden de los templos de San Agustín y Santo Domingo.

Cuando crucé la plaza principal para ir al convento de San Francisco, frente a la prisión y en las esquinas de las calles los hombres condenados, custodiados por soldados, sacudieron ruidosamente sus cadenas, repitiendo estas palabras cada medio minuto, con una voz solemnemente desgarradora: "Por los pobres encarcelados, por el amor de Dios” Y, hay que decir, que si las bandejas de los santos permanecieron vacías, las extendidas por los condenados recibieron limosnas.

La iglesia de los Franciscanos es la única en Quillota que ha conservado cierta ornamentación en su interior. Ella es pequeña, con una sola nave como sus hermanas; pero recuerda el viejo estilo de la arquitectura religiosa española. Los altares, en piedra y mampostería, están excavados con un cincel, el coro, revestido con columnas ornamentadas, está rodeado con hermosos aposentos de madera noble.  Alrededor de la nave, los nichos excavados en las paredes y formados por el acristalamiento contienen gigantescos santos de cera, vestidos con largos atuendos, que prestan a la iglesia ese prestigio de colección que ya no se encuentra en Europa si no en los muy antiguos monasterios.

Todavía tenía que ir al convento de La Merced; pero, además de su distancia, tenía demasiada prisa para tener una explicación con la ayuda de terribles máscaras que había mezclado muchas veces con la queja de mi peregrinación, para no regresar lo más rápido posible a mi hogar.

Usando un largo sombrero de mago del cual cayó sobre la cara un trozo de tela negra perforado con dos agujeros a la altura de los ojos, adornado con una túnica negra y un escapulario blanco, estos enmascarados llevaban una cruz de madera en el cofre, y sostenían una alcancía en una mano, un sable desnudo en la otra. Caminaron por los templos, entraron en los santuarios abordando a los fieles, en todas partes pidiendo ofrendas para los Santos del Paraíso, y nadie se sorprendió de ellos.

A la pregunta que le hice a mi anfitriona, sobre el tema, la buena mujer pensó que estaba satisfecha al responderme: "Estos son los Cucuruchos”. Al ver que su respuesta no era para mí un esclarecimiento, no sé si me tomó por un incrédulo, y continuó: "Los Cucuruchos (Coucourouichos) representan los doce personajes desconocidos y enmascarados que sí siguieron a Cristo en el Calvario"

Creo que recuerdo los textos sagrados, y confieso que nunca lo leí ni lo escuché. No hay nada semejante en la muerte del Salvador. Estos personajes son una invención del clero hispanoamericano. y Ia mascarada de los cucuruchos es una irreverencia, sobre todo porque, durante el transcurso del año, están hechos para desempeñar el papel de croquemitaines y de polichinelles. Cuando un niño chileno llora o hace tonterías, su madre lo llama al orden amenazándolo con el cucurucho.

Iniciado por el trabajo de los condenados, la jornada del Jueves Santo termina, en Quillota, con otro tipo de expiación por faltas tácitas e indescriptibles. Tan pronto como la muchedumbre de fieles se unió a su piadosa caminata, uno ve aparecer a hombres semi vestidos, la cara cubierta con un velo grueso, y estos hombres, armados con una disciplina puntiaguda, se flagelan a lo largo del camino de las estaciones. Estos duros devotos pueden ser individuos muy merecedores; sin embargo, si me lo permitiera la policía chilena, los arrestaría a todos y tengo la seguridad, al indagar sus vidas, se encontraría material para enviar una buena parte de ellos al agua para un  baño. El chileno tiene fe en la inagotable misericordia de Dios más que cualquier cristiano en Europa. Como criminal, se convence a sí mismo de que un solo golpe el Jueves Santo es suficiente para que su alma vuelva a estar intachable”...